A la hora de diseñar cocinas hay muchos elementos a tener en cuenta: muebles, electrodomésticos, fregadero, encimera… Para no perderse entre tantas decisiones, le ayudamos a tener muy claras las ideas y asegurarle el mejor aprovechamiento de la cocina conforme a sus necesidades.

TENER LAS IDEAS CLARAS

Para diseñar una cocina lo primero que hay que hacer es pensar para qué vamos a utilizarla y que elementos queremos que primen: mucho almacenaje, una amplia superficie de trabajo… Asimismo desde el principio hay que decidir qué estilo le queremos dar: rústico, minimalista, clásico…

Aunque no es imprescindible saberlo desde el comienzo, también conviene pensar qué materiales queremos utilizar (madera, cristal, acero inoxidable, aglomerado…), algo que está muy relacionado con el presupuesto del que disponemos.

Por último, antes de lanzarse a diseñar tomamos las medidas que tiene la cocina. No sólo medir cada pared, sino también los huecos y ángulos, ventanas, la altura del techo, radiadores… Asimismo habrá que tener en cuenta dónde están ubicadas las conexiones (agua y gas).

DECIDIR LA PLANTA DE LA COCINA

El diseño de la planta de la cocina dependerá del espacio disponible en la cocina y la distribución del mismo. Cocina en L, cocina de una línea, cocina de doble línea, cocina en U, cocina con isla… Las opciones son muy variadas y es importante elegir aquella que mejor se adapte a la habitación.

La cocina en L, por ejemplo, es una de las más populares porque permite instalarse en cualquier espacio. Por el contrario, las cocinas con isla requieren de espacios amplios y se suelen utilizar más en habitaciones abiertas de cocina-comedor.

SELECCIONAR LA CANTIDAD Y LOS TIPOS DE MUEBLES ASÍ COMO LOS ELECTRODOMÉSTICOS

Para poder decidir la colocación de los elementos primero habrá que pensar qué tipo de mobiliario necesitamos y qué electrodomésticos queremos colocar en la cocina. Es el momento de decidir cuánto almacenamiento necesitamos, qué tamaño de frigorífico, si incluiremos la lavadora en la cocina, etc. También es el momento de elegir de qué tamaño queremos el fregadero.

Con respecto a los electrodomésticos habrá que pensar las características que necesitamos que tengan y el presupuesto con el que contamos. Hoy día hay muchísimas marcas con un rango de precios amplio. Por otro lado, las medidas de estos electrodomésticos determinarán el espacio que queda para la colocación de otros muebles.

DISTRIBUCIÓN DE MUEBLES Y ELECTRODOMÉSTICOS

Una vez analizado el espacio del que disponemos y las necesidades y preferencias que tenemos es el momento de ir combinando muebles y electrodomésticos en el espacio.

En una cocina se distinguen esencialmente 5 zonas:

  • Cocción: zona de calentamiento de la comida (horno, vitrocerámica…)
  • Preparación: zona en la que se van a trabajar los alimentos para cocinarlos. Lo mejor es una amplia encimera o mesa de trabajo.
  • Despensa: almacenaje de alimentos, conservas y frigorífico.
  • Fregadero: zona de limpieza.
  • Almacenaje: muebles en los que guardar utensilios, herramientas de trabajo…

El conjunto del fregadero, zona de cocción y de despensa deben formar un triángulo de trabajo. En este triángulo la relación debe ser fluida y se deben respetar unas distancias y dimensiones para que resulte cómoda y segura.

A la hora de colocar algunos elementos como la campana o el fregadero habrá que tener en cuenta donde están las conexiones (agua, gas) y el sistema de salida del aire. Si no se pueden mover fácilmente estas conexiones, habrá que colocar el resto de elementos en función de dónde estén estos. Es el momento de concretar qué armarios bajos y altos queremos, qué vitrinas… Lo mejor es planificar primero el mueble bajo-fregadero, la disposición del lavavajillas y el mueble que habrá bajo la placa.

LAS ENCIMERAS

Por último se debe seleccionar el material de la superficie de trabajo que cubrirá los muebles inferiores. Hay muchas posibilidades: madera, sileston, dekton, granito… cada una con sus ventajas e inconvenientes. En el caso de que necesitemos mucho espacio de trabajo y queramos una barra adicional habrá que planificarlo al mismo tiempo que la planta de la cocina.